Inicio

Quienes Somos

Sistema Olas
Formación de Instructores

Cuidados de Emergencia

Centros de Buceo
Novedades
Notas de Interés
Links
Contactanos

 
 
 

Primera Certificadora Latino Americana con Sede Central en Argentina

 
 
 
 


 
     
   
   
HUNDIMIENTO DEL PESQUERO ALTAIR

El ALTAIR era un pesquero de media altura, desaparecido el 1º de mayo de 1997 en medio de olas superiores a los 10 metros y vientos que superaban los 70 nudos. De casco amarillo, superestructura blanca, 27 metros de eslora y poco más de 100 toneladas de desplazamiento. De construcción fuerte, su única debilidad de estanqueidad consistía en que la porta exterior de la timonera era de madera. Una balsa para 10 personas era su elemento fundamental de supervivencia. No poseía ancla de capa. Su ultimo PSN fue Latitud 41.16 S y Longitud 59.55 W, Mar Argentino.

Ese mismo día y a la misma hora en que se perdió contacto con el ALTAIR, el Aviso de salvamento de la Armada ARA "Comandante General Yrigoyen" se encontraba navegando en misión de remolque frente a las costas de Claromeco y era testigo del mismo temporal que a mas de 100 millas hacia el sudeste hundía irremediablemente al pesquero. Mar cinco y ráfagas de 50 nudos, a cinco millas de la costa daban cuenta de lo que podía estar sucediendo en mar abierto a mas 120 millas al oeste de faro Segunda barranca.

EVOLUCION DE LA SITUACION SAR

La situación SAR (situación de alerta) en la cual el 1º de mayo el Sistema Nacional de Búsqueda y Rescate era alertado por la falta de información de actividad normal del buque pesquero MR: 5076 "ALTAIR" tenia como otras similares, los siguientes posibles pasos conocidos.

1) Determinación del área posible de búsqueda, de acuerdo a las ultimas posiciones, vientos y corrientes predominantes

2) Envío de medios para la localización de la embarcación, o en su defecto restos y/o balsas a la deriva con posibles sobrevivientes.

3) Localización del pecio, por diferentes medios (sonar, sonda, rastreo, etc.)

4) Posibilidad de transformación de la clásica misión SAR de búsqueda y rescate en otra misión de SALVAMENTO Y BUCEO, debiendo adaptarse sin solución de continuidad, personal y medios adecuados.

5) Posicionamiento del buque de salvamento. Con los sistemas de buceo preparados acorde a la profundidad.

6) Identificación segura del pecio mediante buceos de reconocimiento y/o filmaciones con robots.

7) Recuperación de cadáveres y/o reflotamiento del buque.

ACEPTACION DEL RIESGO

La Armada cumplió estos pasos, excepto el punto siete dado que no fue necesario para la misión impuesta.
Desde el hundimiento del buque, hasta el ultimo día de operación pasaron 73 días.
Surgieron una serie de inconvenientes y de circunstancias delicadas que complicaron la operación y gracias a la dedicación y riesgos a la integridad física de su esforzado personal, pudieron soslayarse y contribuir una vez mas a la salvaguarda de la vida en el mar movilizando sus medios en ayuda de la comunidad, en un caso con profundo contenido emotivo y político.

CIRCUNSTANCIAS INICIALES DELICADAS

* La comunidad de la banquina pesquera de Mar del Plata estaba conmocionada por las perspectivas de la situació

* Por paradójica casualidad, el pesquero en emergencia había sido el iniciador de una causa judicial contra la Armada por consideraciones de orden técnico a un procedimiento de registro, visita y captura acaecido en el año1996.

* La misión se había iniciado con la presencia en el área de una unidad de la Prefectura Naval.

OTROS INCONVENIENTES

* El sistema de posicionamiento de la unidad de Salvamento de la Armada para poder materializar una vertical sobre un punto, es estático (con tres anclas), lento y sensible a vientos superiores a 12 nudos y estado de mar 3(los buques modernos tienen posicionamiento dinámico y se mantienen en el lugar sin anclas manteniendo una posición satélite automáticamente con ordenes directas a hélices laterales).

* Después de la localización del posible pecio, se confirmo que el contacto estaba a 75 metros de profundidad.

* Dada la profundidad la Prefectura informo a los medios que era una tarea de la Armada.

* Los sistemas de buceo a bordo del buque de Salvamento permitían realizar inmersiones hasta los 57 metros (limite reglamentario del buceo con aire comprimido).

* Dada las limitaciones presupuestarias la compra de una unidad con capacidades de salvamento de submarinos a mas de 300 metros, y buceos con mezclas y saturaciones prolongadas, estaban en prioridades muy lejanas, desde el año 1978 en que se alcanzo esta especialización en el exterior.

* Los sistemas de buceo profundo se encontraban instalados como simuladores en tierra en la Escuela de buceo de la ARA. Sin posibilidad de desmonte e instalación a bordo de unidades.

* El personal superior y subalterno con la especialidad de buceo de gran profundidad (200 metros) superaba en su mayoría los 50 años.

PRIMERAS ACCIONES

El 1º de mayo, varias estaciones de buques que navegaban sobre la costa bonaerence informaban vientos superiores a los 80 nudos y estado de mar 7y 8. El buque petrolero Presidente Illia, informo haber mantenido sin contacto visual una comunicación VHF con el ALTAIR, en la madrugada del primero y pudo ratificarse que se hallaba capeando temporal, de allí se dispuso de una posición aproximada inicial de búsqueda, la que habría que corregir con las mareas y vientos reinantes.
Fue destacada la Corbeta misilistica antisubmarina ARA Espora y aeronaves B-200, Tracker y Electra al área de búsqueda a efectos de confirmar indicios.
Decenas de pesqueros se congregaron en la zona, dando muestras de la triste intuición de hombres de mar, sobre la certeza de un hundimiento.
El 2 de mayo, contactos mediante sondas de pesca del pesquero 'KARINA', de un objeto de grandes dimensiones hundido, burbujas y manchas de combustible fluyendo a superficie, eran las primeras evidencias.
La misión SAR comenzaba a transformarse en una de SALVAMENTO Y BUCEO. Luego los medios intervinientes debían ser otros.
Ese mismo día se le ordeno al Aviso Yrigoyen pasar a otro buque la misión de remolque que estaba realizando y regresar a la Base Naval Puerto Belgrano.
El 4 de mayo arriba a Puerto y embarca los materiales disponibles para buceos a 60 metros de profundidad con Sistema de alimentación con aire desde superficie "Kirby Morgan" llevados desde Mar del Plata y buzos de refuerzo de la Estación de Salvamento(SISA) de Puerto Belgrano.

PRIMERA FASE
La orden al zarpar era clara: Ante posible hundimiento, identificar al "ALTAIR" sin poner en riesgo innecesario a las dotaciones.
El 5 de mayo llegan al punto dato y estaban en las cercanías los buques pesqueros "FRANCO" Y "KARINA" y el de Prefectura "THOMSON". Se intercambia información con los mismos, desconociéndose en ese momento que estarían operando los próximos siete días sobre el mismo punto.
La sonda ecoica del Yrigoyen asociada al GPS fue de valiosisima ayuda, confirmando los datos entregados por el "KARINA": eco sólido de un contacto grande sobre fondo plano entre 73 y 75 metros de profundidad con una altura de 6 a 7 metros. Será el "ALTAIR?"
Parece fácil teniendo una posición fondear sobre la vertical de la misma con adecuada precisión; pero con 75 metros de profundidad, un buque poco maniobrable y con condiciones de viento y dirección de marea cambiantes las cosas se complicaron bastante y cada maniobra duraba aproximadamente tres horas.
Fueron siete días de ininterrumpidos intentos de posicionamientos precisos, buceos, levadas de emergencia y reposicionamiento sobre el punto de referencia; pero unos pocos metros (15), eran un abismo insalvable. Por más sencillo que pareciera los buzos no podían avistar el casco hundido. Linternas subacuas , focos intensivos, y cámaras subacuas no lograban superar el escaso contraste de colores, que a esa profundidad engañaban la vista mas experimentada.

LOS BUCEOS
05-05-97: 1er buceo por la mañana a 44 metros con resultados negativos.
2º buceo al mediodía a 59 metros con buena visibilidad; pero sin poder ver el fondo que estaba a 75 metros ni avistar ningún resto.
06-05-97: 3º buceo en horas de la tarde a 50 metros sin novedad.
07-05-97: 4º buceo(después de reposicionar el buque) a 1100 horas y 47metros con regular visibilidad, sin novedad.
5º buceo, a 1336, en la misma posición anterior a 57 metros, sin novedad.
08-05-97: Para concretar el próximo buceo sobre el punto dato se pidió al pesquero Karina que pasara un grampin sobre la posición, y que luego lo verificara con su sonda de pesca. Durante esta maniobra engancho su ancla, posiblemente sobre los restos del ALTAIR, no pudiendo levarla. Por el seno del cable del ancla se fondeo un muerto con un orinque de nylon, boyas y un spar con banderín de señalización, con el objeto de ser utilizado como cabo de descenso en los próximos buceos.
Por la tarde arribaron en helicóptero dos suboficiales buzos con un reflector subacuo potente costruido en el Servicio de Salvamento.
09-05-97: 6º buceo, para engrilletar la guía sostén del reflector recibido por debajo de las boyas de Señalización. El mismo fue arriado a 60 metros y se dejo encendido.
7º buceo, con visibilidad casi nula, se suspendió a 51 metros dado que no se veía la luz Del reflector que estaba a 60 metros.
10-05-97: No se pudieron realizar actividades de buceo por malas condiciones de mar. Al Karina se le corto el cable de fondeo perdiendo el ancla.
11-05-97: Cielo despejado y estado del mar optimo, se realizan dos buceos con éxito.
8º buceo, a 55 metros de profundidad el buzo ve la superestructura de un buque color blanco y en uno de los extremos redes con boyas color amarillo flameando libremente a media agua.
9º buceo a 55 metros el buzo confirma lo visto por su compañero y además que estaba enganchado el seno del cable del reflector. La red flameaba cerca del cabo de descenso.
El buzo saca fotografías que no salieron por estar fuera de distancia focal(o inexperiencia).

Con este buceo se dio por terminada la primera fase, en la cual se determino la existencia de un pesquero hundido que podría ser el ALTAIR, pero faltaba confirmarse con alguna observación visual, foto o filmación de su nombre para ser mostrada en superficie.
No se podían superar los 60 metros, los 15 metros que faltaban para llegar al fondo hacían imposible
la llegada hasta el casco, sin romper importantes exigencias de seguridad y su visualización al no poder ser nítida no podía arrojar una clara identificación.
Las segunda y tercera etapa será materia de otra entrega y en ellas se determinan que medidas de adiestramiento y compras costosas debió afrontar la armada y como materializa en el mar y conque TECNICAS Y ELEMENTOS SE LOGRA LA IDENTIFICACION POSITIVA.

Cap. (RE) EMILIO GUTIERREZ
Buzo Gran Prof. y Saturacion COMEX
Formador de Instructore O.L.A.S.
Instructor Master A.C.U.C.
Instructor 3 Estrellas C.M.A.S.

Subir

 

EL BUCEO EN LOS NIÑOS

Si bien el buceo se remonta casi a la historia del hombre en el planeta. A partir del siglo XVIII de nuestra era es cuando podemos decir que se inicia la “carrera” en cuanto a tecnología, experiencias, estudios físicos y fisiológicos. Pero recién en los años 70 comenzaron algunos pioneros a marcar el rumbo hacia la integración y masificación del buceo.

En lo referente al buceo infantil podemos mencionar como pionero a Henri Pouliquen. En el año 1979, en Tahití, decide abrir la primera escuela de buceo infantil, basado solo en la experiencia de enseñar a su hijo de 10 años. Miles de niños has pasado ya por esa escuela...
En un lugar donde hay miles de millas cuadradas de agua cálida con profundidades que oscilan entre 2 a 4 metros solamente, con maravillosos corales y variadísimas especies de peces multicolores. El único problema en ese entorno era encontrar el equipamiento apropiado: tanques, boquillas y lunetas pequeñas. Pouliquen decide entonces comprar tanques de aluminio a un fabricante francés, aunque tenían mucha flotabilidad positiva, pero se solucionaba lastrando a los niños. En EE UU consigue las mascaras adecuadas, ya esta todo listo como para comenzar...a los 6 meses ya habían egresado 70 alumnos en edades de los 6 a los 13 años. Los padres se entusiasmaron y en la actualidad hay niños de 4 y 5 años que bucean y son admirados por sus mayores. En la actualidad ya hay mas de 7.000 niños que practican el buceo en Tahití.


Controversias médicas

Hay muchas y diversas opiniones sobre las edades convenientes y profundidades recomendadas, pero muy pocos estudios realizados. Aquí me limitare a mencionar algunas de ellas, porque creo que son una muestra de las diferentes posturas.

El Dr. en medicina pediátrica Armando Valdez, oriundo de Chile, publica un artículo en una revista especializada en buceo llamado “Niños bajo el mar”; donde comienza comentando que debemos responder a la pregunta que todos o casi todos los hijos de buzos hacen: "¿Cuándo puedo bucear yo?"

“Todos los niños deberían practicar snorkeling, por la indiscutida posibilidad que brinda de contactar al niño con el medio marino, descubrir sus maravillas, ganar confianza y desarrollar las habilidades de nadador” ...”Es recomendable la edad de 8 años aunque si tienen habilidad en la natación, podrían comenzar antes.”
En su país la Armada no acepta menores de 16 años para entregar el brevet de buzo deportivo recreativo y deben cumplirse las mismas exigencias que los adultos en relación con el examen práctico y teórico, al igual que una autorización notarial del padre o tutor. (En este aspecto, PNA se rige por limitaciones similares.)
Destaca este médico que en grupos de entre 12 y 15 años se encontrará una enorme variabilidad en desarrollo físico, madurez emocional y capacidad de aprendizaje y recomienda considerar cada caso en particular.
Es concluyente al afirmar: “El buceo infantil debe tener en cuenta la madurez física y psíquica y debe iniciarse gradualmente”.

Es interesante mencionar aquí la idea del Dr. Valdés:

“Los expertos coinciden en que el criterio básico es el interés real que el niño tenga en el buceo. No es raro que los adultos volquemos en nuestros hijos deseos que nos son propios y los arrastren en virtud de ellos a actividades que realmente no desean hacer. Un niño que por congraciarse con su padre se inicia en el buceo sin estar realmente interesado, se convierte en un peligro en el agua, tanto para él como para quienes lo acompañan. Para eso hay varias preguntas que debemos responder:


* ¿Esta mi hijo físicamente listo para el buceo autónomo?

* ¿Puede nadar confortablemente al menos 200 metros y permanecer flotando al menos 10 minutos?

* ¿Cómo se maneja ante temperaturas extremas?

* ¿Esta capacitado para acomodarse adecuadamente su equipo?

* ¿Tiene el niño las habilidades para comprender la teoría del buceo?

* ¿Posee los conocimientos básicos de aritmética que son necesarios?

* ¿Tiene la madurez psicológica y emocional para bucear?

* ¿Entra en pánico con facilidad?

* ¿Tiene temores serios acerca del mar?

* ¿Es un riesgo aceptable?

Es necesario que vierta aquí mi opinión respecto a este cuestionario, (más adelante me ocuparé mas en detalle de cómo manejar esta situación)
En primer lugar no creo que un padre este capacitado para responder esas preguntas. Y en segundo lugar estoy segura que si hacemos estas preguntas a un adulto con intención de realizar un curso de buceo, decidiría no hacerlo...cómo sabría si esta físicamente listo?? Muchos de mis alumnos no eran capaces de nadar 200 metros y sin embargo terminaron siendo muy buenos buzos. Qué parámetros se tienen para determinar el comportamiento en temperaturas extremas...??? y mas aun....A UN NIÑO NO SE LO EXPONE A TEMPERATURAS EXTREMAS!!...Cómo estará capacitado en la colocación del equipo...si todavía no realizo el curso?....los niños aprenden a colocárselo en el agua y siempre con asistencia de un adulto!! Preguntas sobre habilidad para comprender la teoria y la aritmética...no corresponden porque los padres no saben (por lo menos la mayoría) aunque sean buzos, de la didáctica para desarrollar ciertos temas imprescindibles. Respecto al pánico y los temores al mar....Eso tiene fundamento, si un niño tiene temor al mar, o al agua, es muy posible que entre en pánico con facilidad, ahora bien, si tiene temor al agua o/y al mar....seguramente es el padre el interesado en el buceo y no el niño!!

Los Dres. Mark Laurence y Julian Faison, en su trabajo “Evaluando el potencial del buceador en edad pediátrica” escribieron que es prudente esperar para la práctica del buceo autónomo una edad en que el crecimiento de los huesos largos se encuentre terminado (14-15 años para las niñas y 16-18 para los varones). Esta preocupación tiene la base en los efectos de las “burbujas silenciosas” sobre el desarrollo de los huesos en crecimiento.

El Dr. John Mc Acniff, piensa que los 14-15 años son la edad apropiada.
Algunos investigadores opinan que la inestabilidad emocional propia de la pubertad es, por sí sola, una contraindicación para la práctica de este deporte.
Los que opinan diferente dicen que no hay datos suficientes para mantener esas creencias.

El Dr. Leo Greenbaum, ex director de la Undersea and Hiperbaric Medical Society, dice que si la madurez psicológica y fisiológica están, los 12 años son razonables para iniciar la práctica del Buceo.
La edad cronológica es arbitraria por la gran diversidad de tamaño entre cada individuo, porque algunos niños de 14 años pueden medir más de 1,70 mt., con su musculatura bien desarrollada y ser físicamente fuertes, mientras que otros pueden pesar sólo 40 kilos y no alcanzar el 1.50 mt. Lo mismo ocurre con las niñas, aunque tienden a alcanzar la madurez física antes que los niños.
Se podría apreciar que la mayoría de los expertos están de acuerdo en que es necesaria una cuidadosa evaluación individual, antes de iniciar a un niño en el buceo.

Débora Menezes, en la revista Scuba (Brasil), habla de la práctica del snorkeling desde los 4 años de edad. Y cita al Cirujano Cardio-vascular Luiz Antonio Rivetti, profesor de la Facultad de Medicina de Santa Casa de Sao Paulo cuando aconseja sobre los peligros de la hiperventilación (aún en adultos) en niños, no estimular con frases: “a ver quien va mas profundo o ...quien aguanta mas tiempo”, ya que los niños tienen facilidad para la apnea por causa de su metabolismo de mayor resistencia.

El médico e instructor Gabriel Ganme, explica que “Se desconocen las consecuencias de la absorción de nitrógeno en los tejidos en crecimiento, es el caso de los niños y adolescentes”

El Dr. Alexandre Fumagali de Brasil (buzo), dice que “los niños son más propensos a adquirir inflamaciones de oído que los adultos”.

AIR TRAPPING: Con esta denominación se designa una sobrepresión o sobre hinchazón local que conduce al estallido de alvéolos individuales en regiones pequeñas de los pulmones por la obstrucción de los vasos que llegan hasta ellas. El aire de la respiración queda “atrapado” en esta zona. El fenómeno está condicionado por un estrechamiento de los bronquios surgido durante la fase de isopresión de la inmersión. En la fase de ascenso, se produce entonces una dilatación excesiva en esta zona con desgarro pulmonar central, el aire llega a los vasos sanguíneos y se originan pequeñas embolias con las consecuencias conocidas. Este accidente también puede ocurrir si se origina una fuerte corriente de aire en nuestro aparato respiratorio, por ejemplo durante un estornudo o tos; y toda variación de presiones aumenta las probabilidades de sufrirlo, inclusive los cambios de presión en un avión presurizado. Lo menciono aquí porque es un accidente que puede ocurrir tanto en adultos como en niños.

El Hospital de niños de Filadelfia, sección radiología, los Dres. Jonson J.L.; Kramer S.S.; y Mahboubi S., en enero de 1998, realizan una evaluación sobre cual método o técnica es ideal para detectar la posibilidad de estos “Neumotórax espontáneos” en niños. Se trataron 8 niños en edades de 2 meses a 4 años, y concluyeron que una densiometria pulmonar dinámica con Tomografía Computada espiral, es un método rápido, y simple para la confirmación cuantitativa de la presencia de aire atrapado. Reduciendo los riesgos del Barotrauma Pulmonar.

Después de toda esta información, podemos llegar a la conclusión que: ‘POCO O NADA SE SABE DE LOS EFECTOS DEL BUCEO EN LOS NIÑOS”. Ya que es imposible hacer pruebas con ellos. Así es que obtenemos razonamientos, opiniones, y supuestos de los expertos pero nada demostrable.

Después de todo lo dicho, hay algo que es indiscutible: los beneficios psicológicos de la práctica del buceo en los niños: actitudes, modificación de valores, relaciones sociales, emocionales, autoimagen, motivaciones, modificación de hábitos, ética ...etc. Como también lo altamente recomendable para el desarrollo torácico, muscular y cardio-respiratorio.

Las respuestas de los niños en estos aspectos es altamente satisfactoria, por lo que vale la pena desarrollar la actividad pero bajo la supervisión y control necesarios de un instructor especializado.

DORIS ETEL RIERA
Instructora Líder O.L.A.S
Instructora 3 estrellas CMAS
Instructora en Buceo Infantil
Directora ES Platense
Socia Fundadora de OLAS

Subir

 

LA MUJER Y EL BUCEO

A primera vista no existirían diferencias asociadas al riesgo, entre el hombre y la mujer en la practica del buceo. Sin embargo la existencia de algunas diferencias fisiológicas entre unos y otras a llevado a algunos investigadores a tratar en particular los mismos. En algunos casos existen muchos estudios al respecto, en otros no, pero lo cierto es que las mujeres deben estar informadas de estos hechos a efectos de realizar la practica de este deporte de manera más segura y confortable. Veamos entonces cuales son esas consideraciones.


LA MENARCA

Durante la primera menstruación, la mayoría de las niñas han alcanzado el 95 % de su peso corporal, pero al mismo tiempo llegar a la estatura y medidas corporales adultas les llevara unos 2 años más. Esto significa que durante ese periodo tendrán una mayor concentración de grasa en su cuerpo, muchas veces acompañado de una menor capacidad aeróbica. Para algunas mujeres esto significara un problema al cargar sobre su cuerpo equipos de buceo scuba. El peso mínimo para poder utilizar los equipos convencionales es de 45 Kgs. Asimismo la estatura mínima esta indicada en 1,50 mts.
También durante este periodo ocurre la osificación de los huesos largos del cuerpo, lo que conlleva a una mayor posibilidad de formación de burbujas de nitrógeno en los mismos, agravado por el hecho ya mencionado de la mayor cantidad de grasa proporcional en el cuerpo. Las mujeres en esta edad deberían bucear conervadoramente, en lo referente a profundidades y tiempos.

Por otra parte, los jóvenes buceadores (también se incluye a los varones) tienen desventaja metabólica con respecto a los adultos. La hipobolemia se produce mas rápidamente, generan mas calor metabólico y queman mas energía en todo su cuerpo. Las niñas particularmente se enfrían mucho más rápido que las mujeres adultas bajo las mismas condiciones ambientales. Por lo tanto es necesario que los jóvenes buceadores utilicen ropa adecuada y bien ajustada a su cuerpo, para evitar los accidentes derivados de la perdida de calor corporal.

EL PERIODO PREMENSTRUAL

Ocurren cambios hormonales importantes en este periodo, que en algunas mujeres se traducen en dolores e irritabilidad. No existen problemas relacionados con la practica del buceo, sin embargo las mujeres con síntomas severos deberían evitar la practica, pues los estos síntomas resultaran en un desarrollo poco confortable del mismo.

EL PERIODO MENSTRUAL

Si bien no existen estudios realizados en situaciones reales de buceo, si los hay en el campo de la Medicina Hiperbarica y Aeroespacial. Los mismos, sugieren un mayor riesgo de Síndrome Descompresivo (DCS) en las buceadoras, durante el periodo menstrual.

Esto podría deberse a varios factores, como ser:
* Cambios Hormonales
* Reactividad Vasomotora
* Vasoconstriccion Periférica.
Todos estos cambios, habituales durante la menstruación, podrían distorsionar los algoritmos de saturación y sobresaturación de los tejidos, colocando al sujeto en una situación de mayor riesgo.

Por todo esto, seria necesario acrecentar algunos factores de seguridad, para poder practicar el buceo durante el periodo menstrual.

Como por ejemplo:

* Evitar los Buceos de Saturación (fuera de la curva de seguridad)
* Evitar los Buceos Hipobaricos
* Realizar los buceos en aguas bajas, y lejos de los limites No Descompresivos
* Realizar paradas de seguridad en todos los casos y prolongarlas mas allá de lo normal.

Por otra parte, las mujeres que sufren de grandes hemorragias (anormales), que en algunos casos derivan en anemias crónicas o temporarias, es decir una disminución sensible de glóbulos rojos, deberían evitar la practica de este deporte mientras permanezca esta situación, pues al riesgo de Síndrome Descompresivo, se le suma el riesgo de una descompensación generalizada debido a la mala oxigenación de los tejidos, con los resultados imaginables.

Por ultimo, cabe acotar que no existen estudios relacionados con el riesgo de sufrir ataques de tiburones durante el periodo menstrual.

EL EMBARAZO

No hay en la actualidad suficientes datos que puedan asociarse a malformaciones y/o daños, en los recién nacidos de madres que han mantenido la practica del buceo durante el embarazo.

Sin embargo, queda claro que el feto, por ser un organismo en formación, estaría expuesto a un mayor riesgo de sufrir un DCS, una Hiperoxia, o una Hipercapnia. Estos riesgos se potenciarían considerablemente, a niveles mayores de saturación y en estados mas avanzados de preñez.

Hasta tanto no existan estudios concluyentes en la materia, las mujeres Embarazadas, deberían abandonar la practica de este deporte durante los meses previos al parto, de la misma manera que no deben beber, fumar, o exponerse a la radiación para prevenir posibles daños y/o malformaciones Fetales.

EL POST-PARTO

La practica del buceo podrá comenzar luego del alta medica indicada por el Obstetra. Esto debería ocurrir alrededor de 4 semanas después de un parto normal, es decir cuando el cuello del útero regrese a su estado natural y se recupere la tonicidad muscular en general. Habrá que verificar también que no exista algún cuadro de anemia, lo que pondría en peligro de sufrir algún accidente descompresivo a la mujer en cuestión y que la episiotomia se encuentre bien cicatrizada para evitar desgarros o infecciones.

En el caso de alumbramientos por cesárea, se necesita de un periodo mayor de abstención, por lo general de 8 semanas, debido a que por la gran perdida de sangre existirá siempre una baja en la cantidad de hemoglobina, necesaria para el proceso descompresivo. Asimismo, la cicatrización de la cesárea deberá ser completa por el gran riesgo de desgarros o infecciones que existe.


EL AMAMANTAMIENTO

Existen algunos miedos entre las mujeres buceadoras, en lo referente a la posibilidad de transmitirle burbujas de nitrógeno al recién nacido, a través de la leche. Esto no es cierto, sin embargo aun si lo fuera, no representaría problemas pues las mismas se alojarían en el tracto gastrointestinal.
La acumulación de leche podría causar molestias, toda vez que la madre estará varias horas sin amamantar a su bebe mientras bucea. El hecho de utilizar trajes de neoprene que se ajustan al cuerpo puede tornar la situación aun más inconfortable. Por lo tanto, en la medida de lo posible, la madre en cuestión debería tratar de extraer la leche de sus senos y preservarla en un refrigerador para sumnistrarsela luego al infante.

También podría suceder que el esfuerzo de bucear disminuya la energía necesaria de la madre para el amamantamiento y que la deshidratación normal en la practica de este deporte tenga impacto en la cantidad de leche producida después de la inmersión. Por lo tanto la madre debería estar preparada para suministrar al bebe algún suplemento de leche recetado por el pediatra. En casos extremos debería considerarse la suspensión de la practica de buceo hasta el destete de la criatura, situación que ocurre entre los 6 y 8 meses de vida.

Por ultimo y no menos importante, se debe considerar la posibilidad de transmitir algún germen patógeno marino al bebe, a través del pezón, lo que causaría molestias gastrointestinales y diarrea. Pero aun más peligroso podría resultar una mastitis (infección en las mamas) producto de estos gérmenes. Un correcto lavado de los pezones con agua y jabón neutro luego del buceo parece ser una medida profiláctica con buenos resultados.

LA MENOPAUSIA Y LA OSTEOPOROSIS

No hay muchos datos acerca de si las mujeres durante el periodo de la menopausia o pos menopausia tiene mayor riesgo de sufrir accidentes descompresivos u osteonecrosis. La edad promedio de la menopausia son los 50 años. Por otra parte la Osteoporosis comienza alrededor de los 60/65 años y las fracturas características entre los 70 / 75 años. La Osteoporosis y Osteonecrosis son patologías diferentes. La osteonecrosis es el resultado del taponamiento de los pequeños vasos en el tejido óseo, mientras que la Osteoporosis proviene de cambios en la actividad celular. El buceo no parece tener efectos en estos cambios, sino más bien so siempre efecto de la disminución de estrogenos que sobreviene con la menopausia.

Habiendo tan poca información al respecto, seria recomendable que las mujeres en este periodo realicen la practica del buceo de manera más conservadora que lo habitual. Para evitar aumentar el riesgo asociado a las burbujas en un tejido óseo de por sí más poroso que lo habitual.

LOS IMPLANTES MAMARIOS

Se conoce al menos un estudio realizado con siliconas en Cámara Hiperbólica, Los tipos utilizados fueron siliconas comunes y siliconas salinas. El estudio mostró un aumento del 1 al 4% en el tamaño de las burbujas de nitrógeno en las siliconas comunes. Por otra parte las siliconas salinas absorbieron menos N2 determinando que este gas es más soluble en este tipo de implantes. Asimismo, el aumento de volumen de las burbujas no fue suficiente para romper el mismo, siendo eliminadas con el tiempo.

Las siliconas son mas pesadas que el agua, por lo que pueden afectar la flotabilidad y posición del cuerpo en el agua, mayormente si son de gran tamaño. El buceo no debería realizarse hasta que la persona en cuestión no este dada de alta de la cirugía. Se deberá prestar especial atención a la utilización de equipo apropiado y configurarlo correctamente para evitar aplastamiento y problemas de flotabilidad.

Salvo los mencionados, no parecen existir mayores dificultades para practicar el deporte libremente con estos implantes.

FERNANDO R. CAMPANO
Instructor Lider OLAS
Instructor Trainer CMAS
Miembro del comité Tecnico C.M.A.S.
Instructor Master ACUC
Instructor Nitrox TDI

Subir

 

PLANIFICACIÓN DEL BUCEO

La planificación correcta de un buceo exige contar con conocimientos, preparación física y equipo, adecuados para la inmersión a realizar.

Al encarar la planificación de un buceo se deberá tener en cuenta la siguiente alternativa obligatoria:


a) Proyectar la inmersión limitada a los conocimientos, condición física y al equipo con que se cuenta. (Planeo inmediato).
b) Proyectar la inmersión y proveerse de todos los conocimientos, adecuada condición física y equipo necesario. (Planeo mediato)
c) No bucear.


Cuadro práctico para decidir todos y cualquier buceo:


Conocimientos


* Es la sabiduría teórica aprendida en cursos de buceo, investigación particular sobre disciplinas que hacen al buceo, o aquellas que lo complementan y la capacidad práctica adquirida sobre las técnicas a aplicar.

* Son los estudios que se deben recabar sobre el particular sitio de buceo. Por ejemplo, profundidad máxima, tipo de fondo, pecio, corrientes, fauna, visibilidad, temperatura del agua, marea, vientos predominantes, tipo de acceso, etc.

Condición física


* Implica un adecuado equilibrio físico para enfrentar con solvencia la actividad planeada, para no disminuir el rendimiento y comprometer el éxito de la expedición. Por ejemplo, músculos entrenados para la exigencia, alimentación correcta, apto médico, peso adecuado, descansado, psiquis adaptada a la exigencia y ganas de bucear.

* En caso de buceo profundo, realizar previamente una toma de presión en cámara hiperbárica o simulador; en caso de riesgo de heridas poseer las vacunas preventivas.

Equipo

Comprende a todos los elementos con que se debe contar para llevar a buen termino el buceo planeado, con seguridad y eficiencia, contemplando desde la luneta, snorkel y aletas, hasta un buque con cámara de descompresión, pasando por profundímetro, compás, computadora, detector de metales, bote de apoyo, etc.


PABLO AVILA
Formador de Instructores O.L.A.S.
Instructor 3 Estrellas C.M.A.S.

Subir

 

 

AUSTRALI, MAR DE CORAL

Llegamos al lugar en el que todos los buceadores sueñan con sumergirse alguna vez: el Mar de Coral, en las aguas del Pacífico australiano. Un destino inigualable; un paraíso de arrecifes y fauna que no tiene par en el planeta.


Australia es indómita. Un país continente que guarda los misterios naturales más insondables del globo. Un territorio en las antípodas, en cuya costa Nororiental se abre la Gran Barrera de Arrecifes, la más extensa del mundo. Este paraíso que acompaña las costas del estado de Queensland en el Pacífico, es la muralla natural que cierra el límite occidental del Mar de Coral. La hora de conocer la meca de los buceadores por fin había llegado. Las suaves olas del océano le ponían ritmo al avance persistente de nuestro motovelero. Habíamos dejado el puerto de Cairns a las cuatro de la tarde del día anterior, acompañados por una considerable brisa que mantendría la navegación bien entretenida. Izamos las velas para sumar caballos al confiable diesel, pusimos rumbo Este y comenzamos a andar las 150 millas náuticas que nos separaban de nuestro destino.

De manera sincronizada, mientras nosotros, llenos de expectativas, nos adentrábamos al océano, los barcos de paseo regresaban a sus seguras amarras en el embarcadero. Con igual coordinación, el sol dejaba su puesto en el poniente, cediéndole la guardia a la luna, que con su tibio pero firme reflejo intentaría rescatar a la noche de la oscuridad absoluta.
Los arrecifes del Mar de Coral Luego de navegar unas 12 horas, y de haber dejado atrás la plataforma continental australiana al atravesar la Gran Barrera de Coral, los primeros rayos del sol comenzaron a iluminar el horizonte, anunciando nuestro arribo a las seguras aguas del arrecife Holmes. Esta formación, al igual que otros arrecifes exteriores del Mar de Coral como Flinders, Bougainville y Osprey, son los vestigios de antiguas montañas cubiertas por el océano hace millones de años, las cuales emergen de los fondos abisales, y sobre las que han florecido verdaderos oasis de vida marina.

Por su lejanía, estos arrecifes conservan condiciones inigualables para el buceo y, con el tiempo, se han convertido en los destinos preferidos de quienes visitan las costas del norte de Queensland.

Como si estuviéramos en un inmenso desierto de agua, nos sentíamos un insignificante punto en medio del océano. El paisaje, un condominio de mar y cielo, mostraba las únicas huellas visibles del arrecife Holmes: el color diferente del agua y algunos cayos de arena blanca, que mucho más tarde lograron conquistar la superficie. Al reparo de sus contornos semisumergidos desayunamos, y tras preparar el equipo, Jeremy, el encargado del buceo a bordo, con ilustrativos bosquejos volcados en una pizarra, nos programó al detalle la que sería nuestra primera incursión submarina en este paraíso del Pacífico.

La línea de fondeo marcaba la ruta de descenso. La corriente en el lugar era casi nula y la visibilidad sobrepasaba los 30 metros. Enormes formaciones de coral nos dieron la bienvenida en este sitio apodado Amazing (sorprendente). Descendimos hasta los 30 metros e iniciamos el recorrido previamente acordado en el barco. La claridad del agua era asombrosa y las paredes del arrecife se erigían como murallas naturales, entre las que se extendían valles de arena. Al ingresar en uno de estos arenales, algo extraño nos llamó la atención. Creí adivinar de qué se trataba, por lo que le hice señas a mi compañera para que avanzáramos muy lentamente. Al acercarnos, mi corazonada se confirmó cuando comprobamos que se trataba de cientos de anguilas de jardín, que con medio cuerpo afuera se alimentaban en graciosa coreografía. Pocos segundos tardaron en ocultarse ante nuestro avance, por lo que decidimos seguir nuestro camino. Continuamos el ascenso y, cerca de los 15 metros, llegamos hasta un sector donde abundaban los corales blandos y una gran cantidad de pequeños peces característicos del arrecife poco profundo.

Súbitamente, un tiburón de arrecife de punta blanca pasó contorneándose por delante nuestro, aparentando indiferencia. Al verlo, los pequeños peces interrumpieron sus actividades cotidianas y por unos segundos se pusieron en alerta, para evitar malos tragos. Muchos dejaron de lucirse ante sus vecinos y optaron por recular hasta sus hogares de coral duro. Un cardumen de fusileros azules (Caesio teres), en una fracción de segundos dio media vuelta y enfiló para otro lado, pero un numeroso grupo de jacks (Caranx sexfasciatus), confiados seguramente en la masa que representaban todos juntos, se quedó allí, desplazándose lentamente y a media agua. Ya casi habíamos completado el circuito y estábamos cerca del límite inferior del aire, por lo que emprendimos el regreso a la superficie.

Nos habían impuesto una costumbre. Al subir a bordo, luego de la inmersión, deberíamos informar el tiempo en el fondo y la profundidad máxima alcanzada al encargado de llevar el registro de los buceos realizados por todos durante el viaje. Una vez dejado el equipo debíamos firmar esa planilla, y quien no lo hiciera pasados diez minutos después de que el último saliera del agua, sería penalizado comiendo una cucharada de un producto típico australiano –de sabor bastante cuestionable– llamado "vegemite". Créanme que es realmente feo.

Con un sol radiante que alegraba la mañana, levantamos anclas y nos movimos hasta el siguiente punto de buceo, un pináculo sumergido llamado Nonki, en el cual las vedettes fueron las inmensas y coloridas gorgonias, en perfecto estado de conservación, que adornaban sus laderas. Almorzamos y posteriormente nos dirigimos hacia un sector menos profundo del arrecife llamado Turtle graveyard (cementerio de tortugas), para el tercer buceo de la jornada. Allí tuvimos oportunidad de encontrar almejas gigantes (Tridacnas) y varias anémonas ocupadas por los vistosos peces payaso. Este sería también el lugar escogido para el buceo nocturno. A esta altura de la expedición, muchas de las espectativas estaban colmadas.

Sin embargo, nuestra capacidad de asombro no iba a tener límites. Controlamos el funcionamiento de las linternas, coordinamos las parejas y cuando todo estuvo listo saltamos al agua en medio de la noche. Abriéndonos paso en la oscuridad con el halo de nuestras luces descendimos hasta los 20 metros, donde reinaba la quietud. Era fascinante poder ver en el mismo lugar las notables diferencias entre el día y la noche. Dos mundos diferentes compartían el mismo espacio físico, seguramente, sin siquiera conocerse. Los tantos peces que durante las horas de luz deambulaban por todas partes ya no estaban, habían desaparecido sin dejar rastro. Sólo se veían algunos pocos, como el pez loro, que estaban adormilados al reparo de restingas de coral. Este era el turno de los invertebrados. Cangrejos de todos los tipos y colores, al igual que pulpos y morenas, se desperezaban, mientras dejaban sus moradas para iniciar la recolección de comida. Los corales, en un espectáculo de belleza insuperable, estaban florecidos con sus minúsculos pólipos, con los tentáculos extendidos a las cuatro aguas, captando cuanta partícula de alimento pasara por allí. Pendiente de los lugares donde sabía que podía encontrar sorpresas, al pasar junto a una gorgonia de color amarillo, percibí un movimiento sobre su superficie. Acerqué mi vista y noté que se trataba de una pequeña langosta residente (Allogalathea elegans), que se mimetizaba a la perfección con su anfitriona. De no más de un centímetro de tamaño, se desplazaba por las ramas del coral, moviendo incesantemente sus tenazas mientras se llevaba comida a la boca. Le tomé varias fotografías y para mi sorpresa, al volver a casa y revelar el material, descubriría que eran dos en lugar de una.

Una vez en el barco llegaría el momento de la cena y, más tarde, el tiempo para compartir, entre todos, bajo las estrellas del cielo del Pacífico, los momentos vividos en un día tan agitado. Después vendría el necesitado descanso, para poder retomar la sacrificada rutina en la mañana siguiente.

Al abismo Bien temprano levamos anclas y nos dirigimos hasta el lugar denominado Cathedral, donde la visibilidad alcanzaba los 40 metros. La segunda inmersión tendría lugar en The Abyss, una pared impresionante en la punta Sur del arrecife Holmes. A diferencia de las anteriores, aquí bucearíamos con corrientes a la deriva, mientras el barco seguiría nuestras burbujas desde la superficie. En un bien sincronizado operativo nos acercamos prudentemente a la pared, cuya cima estaba a apenas cuatro metros de profundidad, y saltamos uno tras otro al agua. Nos agrupamos e iniciamos el descenso detrás del guía. El paisaje submarino era impresionante: una pared vertical tapizada de corales blandos que caía sin interrupción hasta los mil metros. Una expedición al vértigo.

Así fue que la inspeccionamos casi sin esfuerzo, llevados por la suave corriente. Descendimos unos 30 metros y luego, para mantenernos dentro de la curva de seguridad, nos ubicamos entre 10 y 15. Cerca del final, la inconfundible silueta de un tiburón gris se apareció de contramano, pasó a nuestro lado y luego siguió su patrullaje, internándose en aguas más profundas. Es notable: cada vez que aparece un escualo de proporciones respetables, todo cambia bajo el mar. Humanos y no humanos entran en estado de alerta permanente. Después de la visita, cuando todos pensábamos que se venía la señal de ascenso por parte del guía, éste hizo señas de que lo siguiéramos hacia la pared. No dudé un instante y lo seguí a través de una abertura en el coral, iniciando un recorrido por túneles y cuevas donde se filtraban los rayos del sol, formando cascadas de luz de singular belleza. A la salida, un cardumen de barracudas coronó el final de una de las mejores inmersiones de este fabuloso viaje.

Realizamos el tercer buceo y como broche de oro de nuestra aventura en el Mar de Coral, una increíble experiencia con tiburones de todos los tipos y tamaños; pero esto será parte de otra historia.

Encendimos el motor, izamos las velas y a velocidad de crucero dejamos el arrecife, con la puesta del sol a nuestro frente. El cielo comenzaba a cerrarse y pasaríamos la noche del regreso navegando rumbo a la Gran Barrera.

La Gran Barrera de Coral

A pesar de que suele hacerse referencia a la Gran Barrera como un único destino de buceo, hablar de ella implica referirse a innumerables locaciones diferentes, accesibles desde ciudades distantes a cientos y hasta a miles de kilómetros.

El Parque Marino de la Gran Barrera de Coral, tal como fue declarado en 1975, es el sistema de arrecifes de coral más grande del mundo. Comprende unos 3000 arrecifes individuales y se extiende a lo largo de 1700 kilómetros, desde el sur de Nueva Guinea hasta el norte de Brisbane, la capital del estado australiano de Queensland. Cubre un área de casi cinco millones de kilómetros cuadrados y sus aguas dan soporte a la mayor cantidad de formas de vida existentes en el mundo marino, muchas de las cuales aún no han sido descubiertas.

Para aventurarse al contacto con sus afamados fondos hay que hacer base en las ciudades de Cairns, Townsville o Port Douglas, pues son las que están mejor ubicadas y poseen servicios para bucear en la Gran Barrera. Si la idea es hacer salidas diarias, nos tendremos que limitar a los arrecifes más cercanos a cada ciudad. Por eso, la mejor opción son los barcos con vida a bordo, que en salidas de cuatro y hasta diez días recorren los sectores más alejados de la barrera –donde la visibilidad y vida marina se encuentran en su máximo exponente–, combinando el viaje con algún arrecife del Mar de Coral. Otra alternativa válida son las islas con buenos fondos en sus alrededores, como Lizard Island, Dunk Island, Heron Island o las Withsundays.

En nuestro caso, la travesía incluía un buceo al regreso en el arrecife Flynn, en el borde exterior de la Gran Barrera, donde un amanecer impregnado de colores pastel nos recibió en esa parada final. Amarramos a una de las boyas existentes y, luego del desayuno, nos aprontamos para ingresar al agua. Sería un buceo poco profundo y, por lo tanto, dispondríamos de mucho tiempo para disfrutarlo al máximo. Ya en el agua notamos las grandes diferencias entre este lugar y el que lo había precedido. La visibilidad promediaba los 15 metros, debido a las menores profundidades y la existencia de gran cantidad de nutrientes en el área.

El fondo estaba tapizado de corales de diversas formas y matices, y en materia de peces, en tan sólo unos metros descubrimos una gran variedad, entre ellos, los gobios y los peculiares peces gato (Plotosus lineatus), agrupados según su costumbre. Más allá nos topamos con una tortuga Hawksbill reposando en el fondo, a la que nos acercamos con cautela para fotografiarla. Se terminaba el tiempo y todavía quedaba mucho por ver; el aire se acababa y llevábamos más de una hora bajo el agua. Resignados, desandamos el camino recorrido, y al llegar debajo de la embarcación, salimos a la superficie.

Cuando todos estuvieron a bordo, una vez más, la nave echó a andar, y mientras acomodábamos el equipo, nos tomábamos fotos de recuerdo e intercambiábamos nuestras direcciones. El viaje transcurría. En las primeras horas de la tarde y como al comienzo, pero al revés, mientras nosotros regresábamos al embarcadero con nuestras expectativas colmadas, de manera sincronizada otros barcos se hacían a la mar. Con igual coordinación, el sol iniciaba su carrera hacia el poniente, esperando que la luna se presentara a tiempo para relevarlo.

Por MARTIN MAINARDI
Fotos: MARTIN MAINARDI

Subir

 

 

BUCEO DEPORTIVO PARA EL NUEVO MILENIO

Para los instructores de buceo que abrazamos esta actividad como nuestra profesión y nuestro trabajo de todos los días, es común encontrarnos, en los últimos años, con palabras tales como buceo sistemático, inmersiones con mezclas gaseosas (nitrox, heliox, trimix, oxígeno), buceo técnico, (barcos hundidos, cavernas, cuevas, deep air, recirculadores de aire y de mezclas, etc.). Observamos, además, que los Instructores y buceadores de otras partes del mundo hablan con una pasmosa tranquilidad de todas estas cuestiones, y surge entonces la pregunta: ¿hacia donde está marchando el buceo deportivo?

Fue entonces, que me propuse, a través de una minuciosa investigación, intentar interpretar lo que hoy, tanto nuestro país como el mundo todo, esta denominando "buceo deportivo".

El marketing internacional

En primer lugar debemos tener en cuenta que en los países "desarrollados" del mundo, donde nuestro amado deporte es considerado más como un negocio que, justamente, como una actividad deportiva, se presenta últimamente un curioso fenómeno: las nuevas generaciones de niños y adolescentes han perdido interés por desarrollar la misma actividad de sus padres, fundamentalmente por que dicha actividad necesita de una preparación o un curso de capacitación previo, el cual sin el estímulo de sus progenitores, los niños no están dispuestos a realizar.

Esto obliga a las grandes cadenas de comercialización del buceo a procurar nuevos horizontes para los ya avezados buceadores, sin interesarse previamente por motivar a esta gran franja de "clientes" que día a día vamos perdiendo y que es la familia, dedicada a la práctica de una misma actividad.

Esto no hace que las especialidades antes mencionadas no deban ser tratadas con el mismo respeto y dedicación académicos (será tema de otra nota), pero es de tener en cuenta la lamentable desidia de los grandes "mercaderes" de nuestro deporte respecto del ofrecimiento familiar antes mencionado.

El "marketing" basado en nuestra propia realidad.

Curiosamente, pese a no estar considerados entre los más comerciantes del mundo, se da en nuestro país, en los últimos años, una gran afluencia de familias enteras en nuestros cursos de buceo deportivo, sobre todo en los de nivel inicial (1ra estrella, OW, etc.). ¿Estaremos equivocando el camino?

Humildemente creo que estamos invirtiendo a futuro e inclusive actuando con más picardía que los maestros del marketing internacional. Es frecuente encontrar en las escuelas de nuestro país a instructores dando clase a sus propios hijos (gesto éste por demás elocuente) para que sus mismos alumnos repitan el ejemplo. Así, sin querer, nos encontramos frente a cursos muchas veces concurridos por dos o tres familias, que luego adquieren sus equipos básicos (los venden las tiendas especializadas), hacen cursos de especialización adecuados a sus edades y expectativas (continuamos vendiendo productos las escuelas), hacen viajes de chequeo a lugares naturales (continuamos vendiendo y haciendo vender a las compañías de turismo y a los operadores de buceo del lugar)..... y así podría seguir enumerando la cantidad de engranajes que se mueven detrás de la escena cada vez que una familia se acerca a una de nuestras escuelas a realizar un curso.....

Creo que cada vez que imaginamos cómo poner en marcha la maquinaria de nuestras escuelas, utilizamos diferentes medios de publicidad a nuestro alcance pero aún no hemos utilizado uno, quizás el más sencillo de todos: aprovechando nuestra idiosincrasia, mostrarle a nuestro público las bondades que representa el "buceo deportivo" para la interrelación entre los integrantes de un grupo familiar, y a su vez la relación de cada uno de ellos con el medio ambiente natural al que estarán expuestos al finalizar sus cursos. Sin olvidarnos del sentimiento de responsabilidad y compañerismo que de forma automática se irá generando en cada uno de los buceadores, sean éstos adultos, jóvenes o niños.

Es de público conocimiento la pobreza de diálogo y de interacción que existe dentro del seno familiar en el mundo de hoy. Es frecuente observar padres que no saben del destino y amistades de sus hijos, adolescentes enfrentados con sus padres y hermanos... quizás aún no hemos caído en la cuenta de que tenemos en el "buceo deportivo" un instrumento en nuestras manos capaz de encauzar la relación padres e hijos que tan preocupada tiene a la sociedad del mundo entero, y que en nuestro país aún es factible.

Claudio Gustavo D´Aló

PNB FAAS/CMAS

Instructor Staff CMAS

Mat: Arg Foo M3 0007

Subir

 

 

CATEDRALES SUMERGIDAS

Un ámbito de belleza excepcional para los buceadores, cercano a la localidad de Bonito, en plena selva brasileña. Relato de las inmersiones. Gruta Bonito, en el Mato Grosso

Luego de haber conversado en Expo Buceo con Alcides Falanghe (campeón mundial amateur de Foto Sub), me convencí de que Bonito, la localidad cercana al Mato grosso, sería uno de los destinos incluidos en el mailing de Scubaires para el siguiente año. En primer lugar, depuramos con mi socio Fernando Campano, un listado de posibles candidatos a tener en cuenta para el viaje y, concluida la tarea, formamos un grupo que, sabíamos en principio, no podría exceder las siete personas, dadas las características de las vans con que debíamos realizar el trayecto entre Campo Grande y Bonito o, mejor dicho, Fazenda Mimoso, que, en definitiva era el lugar en donde nos íbamos a alojar.


Integrado el grupo, comenzamos a cruzarnos faxes con Demián Topel, encargado de recibir los visitantes en la estancia y guiarlos durantes la estadía. La Fazenda Mimoso se encuentra ubicada en la cadena montañosa de la Bodoquena, que divide el pantanal de Mato Grosso del Cerrado Seco -un lugar de características similares a la sabana africana-, situado a 1.200 kilómetros de San Pablo y a 320 kilómetros de Campo Grande, capitaldel estado de Mato Grosso do Sul, la enorme extensión de territorioque limita con las repúblicasdel Paraguay y Bolivia.
Los indios que aún recorren la zona son los terrenas, para los cuales la gruta Mimoso es un lugar sagrado, pues consideran que sus aguas tienen poderes curativos. Otra de las tribus, guerrera y mucho más aguerrida, es la de los kadiweus, que se caracterizan po hacer hermosas artesanías en cerámica.

FAZENDA MIMOSO

EL 26 de abril a las 17 emprendimos la aventura: Buenos Aires - Sao Pablo - Campo Grande - Fazenda Mimoso. Luego de catorce horas de viaje, ya convenientemente instalados, nos propusimos descansar en las habitaciones de la estancia, cómodas, sin grandes lujos, pero todas con baño privado. A la mañana siguiente, ya renovados, desayunamos en el casco, donde nos esperaba María Aparecida, dueña del establecimiento, con un exquisito desayuno casero, en el que se destacaban los dulces artesanales de frutas típicas de la región como la carambola o cereza de las Antillas, la guayana, la cayamanga o el mango.
Demián nos presentó a Edi, quien sería también nuestro guía de buceo en la gruta Mimoso. Tanto Edi como Demián son buceadores experimentados en inmersiones de cavernas, ambos, certificados por la National Speleologic Society (NSS) de los Estados Unidos, razón por la cual nos sentíamos muy bien acompañados. Aprovecharíamos, a la vez, para hacer el training de cavern que impone el programa de NSS y asentarlo así en nuestro Log Book.

Luego del desayuno fuimos caminando dos kilómetroshasta la boca de la gruta y, con el respeto que impone el lugar, descendimos con el cabo unos 20 metros, hasta el espejo de agua. Allí estuvimos, aproximadamente una hora, practicando apnea para ir regulando la flotabilidad y el lastre que necesitaríamos por la tarde, al hacer el primer buceo. Cabe recordar que el computador marca el lugar como buceo de altitud leve, pues está situado a 400 metros sobre el nivel del mar, aunque para las tablas recién comience luego de los 700.

GOTICO NATURAL

Establecidos los niveles de flotabilidad, por la tarde emprendimos nuevamente la marcha, cargando nuestro equipo en el remolque de un tractor guiado por Ismael. Una vez en la entrada de la gruta, nos equipamos y emprendimos el descenso hasta aquel espejo de agua, pero en esta oportunidad, dividiéndonos en dos grupos y, comenzando así la incursión a las entrañas de la Tierra.
Tratar de describir con palabras aquel espectáculo es todo un desafío. El primer tramo llegó hasta un sector del cual pende una gran estalactita, de la que no se sabe, aún, precisar de cuántos miloones de años data. En ella se fijó la amarra primaria del cabo guía que iba a quedar permanentemente. Allí, finalmente, terminó nuestro primer día de buceo en un mundo tan oculto como fascinante.
La segunda jornada fue similar. Nos dedicamos por la mañana y la tarde a recorrer dos salones de diferencias bien marcadas. De la primera amarra, prolongamos otra primaria con el reel de Edi, ganando 100 metros más. Nos rodeaban alucinantes formaciones, y así llegamos a las estructuras calcáreas que nacían desde el fondo, aproximadamente a unos 30 metros, respetando siempre la regla de buceo en caverna, de mantenernos unos cinco a seis metros por sobre el fondo. Hicimos, entonces, una amarra secundariam dejamos el reel y ascendimos hasta llegar a un salón seco, de aire no respirable que nos obligó a permanecer con las lunetas y los reguladores. Hacia arriba, a unos 40 o 50 metros sobre la campana de aire, la imagen daba la impresión de haber sido extractada de la catedral mas antigua del mundo coronada por un techo cubierto de estalactitas que pendían como agujas chorreantes. Finalmente, y respetando la regla de los tercios, salimos con un tercio de aire en los tanques.

Por la tarde repetimos el mismo programa, recorriendo el último salón que nos quedaba por conocer, el de los Conos. Siempre tomando como referencia la Gran estalactita central, bajamos 10 metros más por el sector izquierdo. Elevando apenas nuestro reflector, comenzamos a observar una infinidad de conos que iban de los 5 a los 15 metros de altura. Todo un salón tapizado por estas formaciones, una junto a otra, de miles y miles de años. Inclusive, se cree que muchos de estos conos existían antes que la gruta fuera cubierta por el agua. Agua que presenta una excelente visibilidad (40 a 50 m) y una temperatura de 22°C. Buceábamos frente a un templo de la historia.

CAUCES CRISTALINOS

La jornada siguiente fue destinada a recorrer dos de los paseos que se pueden realizar en Bonito: internándonos a 800 metros en caminos de selva, hasta que finalmente llegamos al río Bahía Bonito y, más tarde, al Sucurí, que cuentan con una visibilidad (imposible creerlo) de 40 metros. Alli nos dispusimos a practicar apnea con snorkeling. También nos dedicamos a sacar fotos y hacer filmaciones subacuáticas. Peces de todo tipo, tamaño y color nos rodeaban por doquier. Abundaban también muchos dorados, bogas, piraputangas, surubíes y pacúes. Por la tarde entramos en el río Sucurí, recorriendo 1600 metros en snorkeling y disfrutando a cada momento de las bellezas subacuáticas.
El último día fue inolvidable. Por la mañana realizamos un paseo por la gruta Mimoso, a toda orquesta, recorriendo los lugares ya conocidos, pero con training de buceo en caverna que, obiamenrte, aún no habíamos logrado los primeros días. Por la tarde nos dedicamos a hacer una caminata por la selva para llegar a las cachoeiras (cascadas) del río do Peixe.

Algo estupendo fue encontrar ollas de dos y tres metros de profundidad donde nos zambullimos, nadamos, hicimos apnea y recibimos una buena paliza en la espalda, producto del agua que caía desde las rocas en cascada hasta los pozos azules.

Inclusive, pude entrar a una pequeña cueva que presentaba un estrecho pasadizo, en snorkel, y recorrerla, linterna en mano, por su interior.

Embriagados de tanta flora, fauna, paisaje de película, emprendimos el regreso. Conversando luego con Graciela, Roberto, Gerardo y Diego, que fueron de la partida, reflexionamos sobre el viaje y la opinión fue unánime: para buzos y para quienes no lo son, Fazenda Mimoso es un lugar para no perdérselo.

Por CLAUDIO D'ALO
Fotos: ALCIDES FALANGHE

Subir

 

FALLECE MAX HAHN, AUTOR DE LAS TABLAS

"DECO92"

El pasado 11 de junio falleció accidentalmente el Dr. Max Hahn, conocido por sus tablas de descompresión DECO92 y por sus trabajos de investigación junto al Dr. Bülhmann en la elaboración de algoritmos de descompresión.

El doctor Hahn, de 69 años, encontró la muerte durante una inmersión en

Bigge-See (Alemania) usando el polémico rebreather electrónico de circuito cerrado "Buddy Inspiration" del cual era usuario habitual y convencido defensor. En el "Inspiration", al igual que otros tipos de rebreather electrónicos, la mezcla de los gases a respirar se hace en tiempo real bajo el agua, mediante un ordenador que depende de unos sensores de oxígeno para fabricarla. Cualquier fallo en dichos sensores puede provocar la muerte al buceador por hipoxia o hiperoxia, y son ya ocho los buceadores fallecidos que iban equipados con dicho aparato.

Subir

 


OLAS Todos los derechos reservados